FB

Aprender del modelo de creatividad corporativa japonesa para aplicarlo en las empresas colombianas

|

8 noviembre, 2022
Por: Juan David Valencia Arango
cliente

Pese a que empresas como las norteamericanas, se caracterizan por sus altas capacidades de innovar, investigar, entre otros, a estas les resulta difícil realizar un cambio de comportamiento en sus colaboradores por la burocracia que han desarrollado y la poca flexibilidad en sus procesos.

En contraste, se ha puesto el foco en el éxito de las empresas japonesas, las cuales han generado capacidades en la implementación de nuevas ideas, en la gestión de servicios y métodos de fabricación que aportan una mayor eficiencia, flexibilidad y calidad.

¿Qué es la creatividad y cómo se relaciona con la búsqueda y resolución de problemas?

Min Basadur define la creatividad como una constante búsqueda y resolución de problemas y una creación e implementación de nuevas soluciones.  Esto puede incluir, encontrar nuevas oportunidades de productos o servicios mediante la valoración de nuevas necesidades de los clientes, descubrir formas de mejorar los productos, servicios, procedimientos y procesos existentes o encontrar oportunidades.

Por su parte, René Valque define la creatividad como la habilidad para cuestionar asunciones, romper límites, reconocer patrones, ver de otro modo, realizar nuevas conexiones, asumir riesgos y tentar la suerte cuando se aborda un problema. En otras palabras, es creativo lo que se hace si es nuevo, diferente y útil. En suma, la creatividad es un proceso intuitivo de descubrimiento que en ocasiones conduce a un producto, un proceso, una idea o, simplemente, una nueva experiencia.

Respecto a las empresas norteamericanas, que siguen corrientes como las desarrolladas por Frederick Taylor, las organizaciones ignoran la importancia de involucrar a los colaboradores de diferentes niveles desde la identificación de problemas y solo se consideran a roles superiores en jerarquía, asumiendo que son los únicos preparados para encontrar esta gestión. Las empresas japonesas han comprendido que cuando se involucra a todos los actores afectados o que influyen en los procesos y/o proyectos el compromiso y la apropiación de la solución es más rápida, se invierte menos tiempo en la implementación.

¿Cómo se gestiona la creatividad en las empresas japonesas frente a empresas norteamericanas?

En el método japonés, las empresas que aplican modelos exitosos de identificación y solución de problemas, la actividad creativa se induce de forma deliberada en el puesto de trabajo y de manera constante. Por una parte, se motiva a los nuevos empleados a capacitarse en todos los procesos de la empresa, y, por otra parte, todos los trabajadores están en modo “descontento” con las formas de trabajo, de tal forma que busquen mejoras y se unan para afrontar diferentes retos.

Por lo general, la mayoría de soluciones responden a pequeños retos, todas las sugerencias se aceptan, se presentan y reciben estímulos económicos porque previamente han sido validadas, de tal forma que cuando llegan a los tomadores de decisiones o gerencia se cuenta con datos reales, cifras específicas y casos concretos.

La meta es tener trabajadores pensantes y con espíritu de mejora en todo momento. El líder se asegura de unas metas diarias de nuevas ideas y no se delega esta coordinación al equipo para evitar que el equipo se preocupe indebidamente de este seguimiento. La comunicación y la coordinación son fundamentales.

En el método norteamericano, los gerentes son los encargados de buscar los problemas y soluciones, a través de iteraciones, repitiendo el ciclo varias veces, con la esperanza de encontrar una solución que sea aceptada, y que, además, sí se obtengan los impactos positivos esperados para la organización.

Esta forma de buscar y resolver problemas genera muchos desperdicios en tiempo, recursos, calidad, etc. Sin embargo, las empresas suelen ser cortoplacistas y ven innecesaria la capacitación en gestión de la creatividad, que apunten a mejorar el comportamiento y actitudes negativas frente a las mejoras y el cambio. Se capacita cuando la presión del entorno apremia.

Los problemas también son vistos como símbolos de debilidad y bajo rendimiento, por lo que, a nivel cultural, la tendencia es a ocultar los problemas. La falta de voluntad está a menudo asociada a la aversión o rechazo a hacer cambios significativos, porque el cambio implica sacar de zona de confort a las personas, el cambio es la esencia de la creatividad.

Los incentivos, promociones y recompensas en las empresas norteamericanas, parecen ir dirigidos especialmente a quienes no presentan problemas. Los gerentes manifiestan tener poco tiempo para encontrar problemas.

 

¿Qué tipo de interacciones se presentan en el trabajo en equipo con modelos basados en la creatividad?

Autores como Min Badasur describen que cuando a las personas se les da la oportunidad de participar en actividades creativas, se vuelven muy motivadas. También hace que trabajen más duro para realizar sus trabajos rutinarios normales: más calidad, más cantidad y menor costo.

Herzberg propone que la forma de atraer a la mayoría de las personas es rediseñando sus trabajos para que el trabajo en sí brinde oportunidades de crecimiento, desafío, estimulación, aprendizaje y reconocimiento.

McClelland ha avanzado hacia la necesidad de logro como la principal fuerza motriz que motiva a los miembros de la organización.  Al dar a los empleados la oportunidad de encontrar problemas desafiantes, resolverlos e implementar soluciones.

Por otra parte, la cohesión del equipo aumenta cuando trabajan en problemas comunes que resuelven e implementan. La cohesión es fundamental para la productividad.

Creatividad corporativa en las empresas colombianas

En el caso colombiano, se podría afirmar que las empresas siguen el modelo norteamericano, culturalmente las empresas colombianas no están preparadas para estimular la creatividad basados en la búsqueda de problemas y soluciones como en el modelo japonés.

Adaptar los sistemas para gestionar la creatividad usados en Japón puede ser una buena alternativa para promover la creatividad corporativa en las empresas colombianas, en especial, en la MiPymes, donde la creatividad corporativa brilla por su ausencia, teniendo en cuenta que se debe tocar el sistema desde la base cultural, promocionando y practicando una educación que estimule el pensamiento creativo. El camino es largo, pero es necesario recorrerlo, puesto que la creatividad es una de las bases de la innovación, que permite a las organizaciones desarrollar ventajas competitivas sostenibles.

Bibliografía

  • Basadur, M. (1992). Managing Creativity: A Japanese Model. Academy of Management Executive. Vol. 6. pp. 29-40
  • Fernández González, Juan Pablo (2013). Alpina: un caso de innovación para la competitividad. Revista de Ingeniería #38. Uniandes.  pp. 78-85
  • Vidal, V. (2009). La creatividad: conceptos, métodos y aplicaciones. Revista Iberoamericana de Educación ISSN: 1681-5653 n.º 49/2 – 10 de abril de 2009.

Juan David Valencia Arango

Ingeniero Industrial, CAPM®

Estudiante Especialización en Gestión de la Innovación Tecnológica

Actualmente es Especialista Consultoría del CIDET

X