FB

Aumento de la confiabilidad en sistemas de aislamiento de alta tensión

|

23 octubre, 2019

Los equipos de aislamiento para alta tensión son muchos y muy variados. En su mayoría son fabricados en porcelana o vidrio que poseen excelentes características dieléctricas. Son altamente confiables en la mayoría de las condiciones climáticas y son altamente duraderos. Existen otras variedades fabricados con materiales compuestos y siliconas que mejoran algunos aspectos de los tradicionalmente utilizados de porcelana o vidrio, pero con baja durabilidad.

En los aisladores de porcelana o vidrio en condiciones climáticas adversas como las de las costas, los desiertos, en zonas industriales o cercanas a termogeneradoras, su confiabilidad se ve reducida. Se presenta un fenómeno derivado de la combinación de la contaminación y la condensación de agua sobre la superficie de los equipos de aislamiento.

Los contaminantes se depositan y adhieren sobre la superficie. En presencia de agua se separa en dos clases, hidrofóbicos e hidrofílicos. Este proceso se repite lentamente día a día mientras existan ambas condiciones. El resultado es que tenemos sobre la misma superficie del aislador dos caminos que generan diferencias de potencial, ya que uno es hidrofóbico y repele el agua y el otro es altamente conductor por ser hidrofílicos. Esto termina por generar fallas en el aislamiento por flashover además de tracking sobre su superficie.

Desde hace más de 30 años Grupodriel a empleado de manera efectiva recubrimientos elastoméricos a base de silicón para prevenir estas fallas. Esta película de silicona brinda una superficie altamente hidrofóbica que previene fugas de corriente, descargas eléctricas, flashover y efecto corona. Para recubrir los equipos se utilizan técnicas de pulverización a muy alta presión para garantizar superficie con una aplicación uniforme.

Esto ha venido a sustituir en una sola aplicación el uso recurrente y los altos costes de grasa de silicona sobre los equipos. Pues el recubrimiento elastomérico desarrollado por Grupodriel tiene una vida útil probada de más de 20 años incluso en zonas de alta contaminación, salinidad, humedad y precipitaciones. Esto hace la diferencia con los recubrimientos que utilizan aceites de baja densidad en su composición, Ya que estos están limitados a la cantidad de aceites de baja densidad que puedan albergar dentro de la película aplicada sobre los equipos de aislamiento, que en múltiples ocasiones han demostrado no tener una utilidad de más de 5 años teniendo que ser sustituidos o retrabajando la superficie de los mismos.

Fuente: INRESA

Compartir en:
X